Eclesiastés
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
Capítulo 4:
1 - Yo me volví a considerar todas las violencias perpetradas bajo el sol: vi el llanto de los oprimidos, sin tener quien los consuele; la violencia de sus verdugos, sin tener quien los vengue.
2 - Felicité a los muertos que ya perecieron, más que a los vivos que aún viven.
3 - Más feliz aún que entrambos es aquel que aún no ha existido, que no ha visto la iniquidad que se comete bajo el sol.
4 - He visto que todo afán y todo éxito en una obra excita la envidia del uno contra el otro. También esto es vanidad y atrapar vientos.
5 - El necio se cruza de manos, y devora su carne.
6 - Más vale llenar un puñado con reposo que dos puñados con fatiga en atrapar vientos.
7 - Volví de nuevo a considerar otra vanidad bajo el sol:
8 - a saber, un hombre solo, sin sucesor, sin hijos ni hermano; sin límite a su fatiga, sin que sus ojos se harten de riqueza. "Mas ¿para quién me fatigo y privo a mi vida de felicidad?" También esto es vanidad y mal negocio.
9 - Más valen dos que uno solo, pues obtienen mayor ganancia de su esfuerzo.
10 - Pues si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo que cae!, que no tiene quien lo levante.
11 - Si dos se acuestan, tienen calor; pero el solo ¿cómo se calentará?
12 - Si atacan a uno, los dos harán frente. La cuerda de tres hilos no es fácil de romper.
13 - Más vale mozo pobre y sabio que rey viejo y necio, que no sabe ya consultar.
14 - Pues de prisión salió quien llegó a reinar, aunque pobre en sus dominios naciera.
15 - Veo a todos los vivientes que caminan bajo el sol, ponerse junto al mozo, el sucesor, el que ocupará su puesto.
16 - Era sin fin la multitud a cuyo frente estaba; tampoco la posteridad se contentará de él. También esto es vanidad y atrapar vientos.
17 - Guarda tus pasos cuando vas a la Casa de Dios. Acercarse obediente vale más que el sacrificio de los necios, porque ellos no saben que hacen el mal.