I Corintios
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
Capítulo 3:
1 - Yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.
2 - Os di a beber leche y no alimento sólido, pues todavía no lo podíais soportar. Ni aun lo soportáis al presente;
3 - pues todavía sois carnales. Porque, mientras haya entre vosotros envidia y discordia ¿no es verdad que sois carnales y vivís a lo humano?
4 - Cuando dice uno "Yo soy de Pablo", y otro "Yo soy de Apolo", ¿no procedéis al modo humano?
5 - ¿Qué es, pues Apolo? ¿Qué es Pablo?... ¡Servidores, por medio de los cuales habéis creído!, y cada uno según lo que el Señor le dio.
6 - Yo planté, Apolo regó; mas fue Dios quien dio el crecimiento.
7 - De modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer.
8 - Y el que planta y el que riega son una misma cosa; si bien cada cual recibirá el salario según su propio trabajo,
9 - ya que somos colaboradores de Dios y vosotros, campo de Dios, edificación de Dios.
10 - Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como buen arquitecto, puse el cimiento, y otro construye encima. ¡Mire cada cual cómo construye!
11 - Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo.
12 - Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja,
13 - la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego.
14 - Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa.
15 - Más aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego.
16 - ¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?
17 - Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario.
18 - ¡Nadie se engañe! Si alguno entre vosotros se cree sabio según este mundo, hágase necio, para llegar a ser sabio;
19 - pues la sabiduría de este mundo es necedad a los ojos de Dios. En efecto, dice la Escritura: = El que prende a los sabios en su propia astucia. =
20 - Y también: = El Señor conoce cuán vanos son los pensamientos = de los sabios.
21 - Así que, no se gloríe nadie en los hombres, pues todo es vuestro:
22 - ya sea Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente, el futuro, todo es vuestro;
23 - y vosotros, de Cristo y Cristo de Dios.