Jueces
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
Capítulo 5:
1 - Aquel día, Débora y Barac entonaron este canto:
2 - "Porque en Israel van con los cabellos sueltos, porque el pueblo se ofreció voluntariamente, ¡bendigan al Señor!
3 - ¡Escuchen, reyes! ¡Presten oído, príncipes! Yo voy a cantar, voy a cantar al Señor, celebraré al Señor, el Dios de Israel.
4 - Señor, cuando tú saliste de Seír, cuando avanzabas desde las estepas de Edóm, tembló la tierra, fluyeron los cielos, y hasta las nubes se deshicieronen torrentes;
5 - se diluyeron las montañas, delante del Señor –el del Sinaí– delante del Señor, el Dios de Israel.
6 - En los días de Samgar, hijo de Anat, en los días de Jael, estaban desiertos los caminos; los que antes iban por los senderos tomaban por sendas desviadas.
7 - Ya no había más jefes, no había ni uno solo en Israel, hasta que te levantaste tú, Débora, hasta que te levantaste tú, madre en Israel.
8 - La gente elegía dioses nuevos, la guerra ya estaba a las puertas; no se veía ni un escudo ni una lanza entre cuarenta mil hombres de Israel.
9 - Mi corazón está con los caudillosde Israel, con los voluntarios del pueblo. ¡Bendigan al Señor!
10 - Ustedes, los que cabalganen asnas blancas, montados sobre tapices, y los que marchan por el camino, ¡atiendan bien!
11 - ¡Escuchen a los arqueros junto a los pozos de agua! Allí se narran los actos de justiciadel Señor, las gestas de su dominio en Israel, cuando el pueblo del Señor bajó a las Puertas.
12 - ¡Despierta, Débora, despierta! ¡Sí, despierta, entona un canto! ¡Arriba, Barac, llévate a tus cautivos, hijo de Abinóam!
13 - Entonces bajó el resto de los nobles, el pueblo del Señor bajó en mi defensa con los héroes.
14 - Lo mejor de Efraím está en el valle, detrás de ti va Benjamín, entre tus tropas. De Maquir bajaron los caudillos, y de Zabulón, los que empuñanel bastón de mando.
15 - Los príncipes de Isacarestán con Débora: sí, Isacar, firme junto a Barac, se lanza tras sus pasos en el valle. Junto a los arroyos de Rubén hay grandes deliberaciones.
16 - ¿Por qué estás sentado entre los corrales, oyendo los silbidos de los que arrean los rebaños? Junto a los arroyos de Rubén se hacen muchas indagaciones.
17 - Galaad vive tranquilo al otro lado del Jordán y Dan ¿por qué se queda en las naves? Aser habita a la orilla del mar y vive tranquilo en sus embarcaderos.
18 - Zabulón es un pueblo que desafía a la muerte, igual que Neftalí, sobre las alturas del campo.
19 - Llegaron los reyes al combate: entonces combatieron los reyes de Canaán, en Taanac, junto a las aguas de Meguido, pero no recogieron plata como botín.
20 - Desde el cielo combatieron las estrellas, desde sus órbitas combatieroncontra Sísara.
21 - ¡El torrente Quisón los arrastró, el antiguo torrente, el torrente Quisón! ¡Avanza, alma mía, con denuedo!
22 - Los cascos de los caballos martillaron el suelo, al galope, al galope de sus corceles.
23 - ¡Maldigan a Meroz, dice el Ángel del Señor, sí, maldigan a sus habitantes! Porque no acudieron en auxilio del Señor, en auxilio del Señor, junto a los héroes.
24 - ¡Bendita entre las mujeres sea Jael, la mujer de Jéber, el quenita! ¡Bendita entre las mujeres que habitan en carpas!
25 - Sísara pidió agua, ella le dio leche, le ofreció cuajada en taza de príncipes.
26 - Extendió su mano hacia la estaca, y su derecha, hacia el martillo de los trabajadores; martilló a Sísara, le partió la cabeza, le machacó y le atravesó la sien.
27 - Él se desplomó a sus pies, cayó y quedó tendido; se desplomó, cayó a sus pies, allí donde se desplomó, yace aniquilado.
28 - La madre de Sísara se asoma por la ventana, a través del enrejado, y se lamenta: ‘¿Por qué tarda en llegar su carro? ¿Por qué se han retrasado sus carros de combate?’.
29 - La más sagaz de sus princesas le responde, y ella misma se repite estas palabras:
30 - ‘Seguro que están recogiendo y repartiendo el botín; una cautiva, dos cautivaspara cada guerrero, paños de colores como botínpara Sísara, una tela, dos telas recamadas para mi cuello’.
31 - ¡Que así desaparezcan todos tus enemigos, Señor, y los que te aman sean como el sol cuando despunta con toda su fuerza!". Y hubo paz en el país durante cuarenta años.