Job
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
CAPÍTULO 22
CAPÍTULO 23
CAPÍTULO 24
CAPÍTULO 25
CAPÍTULO 26
CAPÍTULO 27
CAPÍTULO 28
CAPÍTULO 29
CAPÍTULO 30
CAPÍTULO 31
CAPÍTULO 32
CAPÍTULO 33
CAPÍTULO 34
CAPÍTULO 35
CAPÍTULO 36
CAPÍTULO 37
CAPÍTULO 38
CAPÍTULO 39
CAPÍTULO 40
CAPÍTULO 41
CAPÍTULO 42
Capítulo 18:
1 - Bildad de Súaj respondió, diciendo:
2 - ¿Hasta cuándo nos impedirás hablar? Reflexiona, y luego hablaremos.
3 - ¿Por qué seremos tenidos por animales y pasaremos por torpes ante tus ojos?
4 - Tú, que te desgarras en tu enojo: ¿acaso la tierra quedará desierta por tu causa o la roca será removida de su sitio?
5 - Sí, la luz del malvado se extingue y la llama de su fuego no brilla más.
6 - La luz se oscurece en su carpa y su lámpara se apaga sobre él.
7 - Se acortan sus pasos vigorosos, su propio designio lo hace tropezar.
8 - Porque sus pies lo meten en una trampa y va caminando entre redes:
9 - un lazo le aprisiona el talón y un cepo se cierra sobre él.
10 - Lo espera una cuerda oculta en el suelo y una trampa tendida sobre el camino.
11 - Lo asaltan terrores por todas partes y lo amenazan a cada paso.
12 - Su vigor se convierte en hambre y la ruina permanece a su lado;
13 - la enfermedad corroe su piel, el Primogénito de la Muerte devora sus miembros.
14 - Lo arrancan de la seguridad de su carpa y lo llevan ante el Rey de los terrores.
15 - El fuego se instala en su carpa y se esparce azufre sobre su morada.
16 - Por debajo se secan sus raíces y por arriba se marchita su ramaje.
17 - Su recuerdo desaparece de la tierra y se borra su nombre en la región.
18 - Lo arrojan de la luz a las tinieblas y lo arrastran fuera del mundo.
19 - No tiene estirpe ni posteridad en su pueblo, no quedan sobrevivientes donde él habitaba.
20 - El Occidente se estremece por su destino y el Oriente es presa del horror.
21 - Sí, tales son las moradas del injusto, este es el lugar del que no conoce a Dios.