Isaías
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
CAPÍTULO 22
CAPÍTULO 23
CAPÍTULO 24
CAPÍTULO 25
CAPÍTULO 26
CAPÍTULO 27
CAPÍTULO 28
CAPÍTULO 29
CAPÍTULO 30
CAPÍTULO 31
CAPÍTULO 32
CAPÍTULO 33
CAPÍTULO 34
CAPÍTULO 35
CAPÍTULO 36
CAPÍTULO 37
CAPÍTULO 38
CAPÍTULO 39
CAPÍTULO 40
CAPÍTULO 41
CAPÍTULO 42
CAPÍTULO 43
CAPÍTULO 44
CAPÍTULO 45
CAPÍTULO 46
CAPÍTULO 47
CAPÍTULO 48
CAPÍTULO 49
CAPÍTULO 50
CAPÍTULO 51
CAPÍTULO 52
CAPÍTULO 53
CAPÍTULO 54
CAPÍTULO 55
CAPÍTULO 56
CAPÍTULO 57
CAPÍTULO 58
CAPÍTULO 59
CAPÍTULO 60
CAPÍTULO 61
CAPÍTULO 62
CAPÍTULO 63
CAPÍTULO 64
CAPÍTULO 65
CAPÍTULO 66
Capítulo 3:
1 - Pues he aquí que el Señor Yahveh Sebaot está quitando de Jerusalén y de Judá todo sustento y apoyo: (todo sustento de pan y todo sustento de agua);
2 - el valiente y el guerrero, el juez y el profeta, el augur y el anciano,
3 - el jefe de escuadra y el favorito, el consejero, el sabio hechicero y el hábil encantador.
4 - Les daré mozos por jefes, y mozalbetes les dominarán.
5 - Querrá mandar la gente, cada cual en cada cual, los unos a los otros y cada cual en su compañero. Se revolverá el mozo contra el anciano, y el vil contra el hombre de peso.
6 - Pues agarrará uno a su hermano al de su mismo apellido, diciéndole: "Túnica gastas: príncipe nuestro seas, toma a tu cargo esta ruina."
7 - Pero el otro exclamará aquel día: "No seré vuestro médico; en mi casa no hay pan ni túnica: no me pongáis por príncipe del pueblo."
8 - Así que tropezó Jerusalén, y Judá ha caído; pues sus lenguas y sus fechorías a Yahveh han llegado, irritando los ojos de su majestad.
9 - La expresión de su rostro les denuncia, y sus pecados como Sodoma manifiestan, no se ocultan. ¡Ay de ellos, porque han merecido su propio mal!
10 - Decid al justo que bien, que el fruto de sus acciones comerá.
11 - ¡Ay del malvado! que le irá mal, que el mérito de sus manos se le dará.
12 - A mi pueblo le oprime un mozalbete, y mujeres le dominan. Pueblo mío, tus regidores vacilan y tus derroteros confunden.
13 - Se levanta a pleitear Yahveh y está en pie para juzgar a los pueblos.
14 - Yahveh demanda en juicio a los ancianos de su pueblo y a sus jefes. "Vosotros habéis incendiado la viña, el despojo del mísero tenéis en vuestras casas.
15 - Pero ¿qué os importa? Machacáis a mi pueblo y moléis el rostro de los pobres" - oráculo del Señor Yahveh Sebaot -.
16 - Dice Yahveh: "Por cuanto son altivas las hijas de Sión, y andan con el cuello estirado y guiñando los ojos, y andan a pasitos menudos, y con sus pies hacen tintinear las ajorcas",
17 - rapará el Señor el cráneo de las hijas de Sión, y Yahveh destapará su desnudez.
18 - Aquel día quitará el Señor el adorno de las ajorcas, los solecillos y las lunetas;
19 - los aljófares, las lentejuelas y los cascabeles;
20 - los peinados, las cadenillas de los pies, los ceñidores, los pomos de olor y los amuletos,
21 - los anillos y aretes de nariz;
22 - los vestidos preciosos, los mantos, los chales, los bolsos,
23 - los espejos, las ropas finas, los turbantes y las mantillas.
24 - Por debajo del bálsamo habrá hedor, por debajo de la faja, soga, por debajo de la peluca, rapadura, y por debajo del traje, refajo de arpillera. y por debajo de la hermosura, vergüenza.
25 - Tus gentes a espada caerán, y tus campeones en guerra.
26 - Y darán ayes y se dolerán a las puertas, y tú, asolada, te sentarás por tierra.