Salmos
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
CAPÍTULO 22
CAPÍTULO 23
CAPÍTULO 24
CAPÍTULO 25
CAPÍTULO 26
CAPÍTULO 27
CAPÍTULO 28
CAPÍTULO 29
CAPÍTULO 30
CAPÍTULO 31
CAPÍTULO 32
CAPÍTULO 33
CAPÍTULO 34
CAPÍTULO 35
CAPÍTULO 36
CAPÍTULO 37
CAPÍTULO 38
CAPÍTULO 39
CAPÍTULO 40
CAPÍTULO 41
CAPÍTULO 42
CAPÍTULO 43
CAPÍTULO 44
CAPÍTULO 45
CAPÍTULO 46
CAPÍTULO 47
CAPÍTULO 48
CAPÍTULO 49
CAPÍTULO 50
CAPÍTULO 51
CAPÍTULO 52
CAPÍTULO 53
CAPÍTULO 54
CAPÍTULO 55
CAPÍTULO 56
CAPÍTULO 57
CAPÍTULO 58
CAPÍTULO 59
CAPÍTULO 60
CAPÍTULO 61
CAPÍTULO 62
CAPÍTULO 63
CAPÍTULO 64
CAPÍTULO 65
CAPÍTULO 66
CAPÍTULO 67
CAPÍTULO 68
CAPÍTULO 69
CAPÍTULO 70
CAPÍTULO 71
CAPÍTULO 72
CAPÍTULO 73
CAPÍTULO 74
CAPÍTULO 75
CAPÍTULO 76
CAPÍTULO 77
CAPÍTULO 78
CAPÍTULO 79
CAPÍTULO 80
CAPÍTULO 81
CAPÍTULO 82
CAPÍTULO 83
CAPÍTULO 84
CAPÍTULO 85
CAPÍTULO 86
CAPÍTULO 87
CAPÍTULO 88
CAPÍTULO 89
CAPÍTULO 90
CAPÍTULO 91
CAPÍTULO 92
CAPÍTULO 93
CAPÍTULO 94
CAPÍTULO 95
CAPÍTULO 96
CAPÍTULO 97
CAPÍTULO 98
CAPÍTULO 99
CAPÍTULO 100
CAPÍTULO 101
CAPÍTULO 102
CAPÍTULO 103
CAPÍTULO 104
CAPÍTULO 105
CAPÍTULO 106
CAPÍTULO 107
CAPÍTULO 108
CAPÍTULO 109
CAPÍTULO 110
CAPÍTULO 111
CAPÍTULO 112
CAPÍTULO 113
CAPÍTULO 114
CAPÍTULO 115
CAPÍTULO 116
CAPÍTULO 117
CAPÍTULO 118
CAPÍTULO 119
CAPÍTULO 120
CAPÍTULO 121
CAPÍTULO 122
CAPÍTULO 123
CAPÍTULO 124
CAPÍTULO 125
CAPÍTULO 126
CAPÍTULO 127
CAPÍTULO 128
CAPÍTULO 129
CAPÍTULO 130
CAPÍTULO 131
CAPÍTULO 132
CAPÍTULO 133
CAPÍTULO 134
CAPÍTULO 135
CAPÍTULO 136
CAPÍTULO 137
CAPÍTULO 138
CAPÍTULO 139
CAPÍTULO 140
CAPÍTULO 141
CAPÍTULO 142
CAPÍTULO 143
CAPÍTULO 144
CAPÍTULO 145
CAPÍTULO 146
CAPÍTULO 147
CAPÍTULO 148
CAPÍTULO 149
CAPÍTULO 150
Capítulo 17:
1 - Del maestro de coro. De David, el servidor del Señor, que dirigió al Señor las palabras de este canto, cuando él lo libró de todos sus enemigos y de las manos de Saúl.
2 - Dijo: Yo te amo, Señor, mi fuerza,
3 - Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte.
4 - Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos.
5 - Las olas de la Muerte me envolvieron, me aterraron los torrentes devastadores,
6 - me cercaron los lazos del Abismo, las redes de la Muerte llegaron hasta mí.
7 - Pero en mi angustia invoqué al Señor, grité a mi Dios pidiendo auxilio, y él escuchó mi voz desde su Templo, mi grito llegó hasta sus oídos.
8 - Entonces tembló y se tambaleó la tierra; vacilaron los fundamentos de las montañas, y se conmovieron a causa de su furor;
9 - de su nariz se alzó una humareda, de su boca, un fuego abrasador, y arrojaba carbones encendidos.
10 - El Señor inclinó el cielo, y descendió con un espeso nubarrón bajo sus pies;
11 - montó en el Querubín y emprendió vuelo, planeando sobre las alas del viento.
12 - Se envolvió en un manto de tinieblas; un oscuro aguacero y espesas nubes lo cubrían como un toldo;
13 - las nubes se deshicieron en granizo y centellas al fulgor de su presencia.
14 - El Señor tronaba desde el cielo, el Altísimo hacía oír su voz;
15 - arrojó sus flechas y los dispersó, multiplicó sus rayos y sembró la confusión.
16 - Al proferir tus amenazas, Señor, al soplar el vendaval de tu ira, aparecieron los cauces del mar y quedaron a la vista los cimientos.
17 - Él tendió su mano desde lo alto y me tomó, me sacó de las aguas caudalosas;
18 - me libró de mi enemigo poderoso, de adversarios más fuertes que yo.
19 - Ellos me enfrentaron en un día nefasto, pero el Señor fue mi apoyo:
20 - me sacó a un lugar espacioso, me libró, porque me ama.
21 - El Señor me recompensó por mi justicia, me retribuyó por la inocencia de mis manos:
22 - porque seguí fielmente los caminos del Señor, y no me aparté de mi Dios, haciendo el mal;
23 - porque tengo presente todas sus decisiones y nunca me alejé de sus preceptos.
24 - Tuve ante él una conducta irreprochable y me esforcé por no ofenderlo.
25 - El Señor me premió, porque yo era justo y mis manos eran inocentes a sus ojos.
26 - Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;
27 - eres sincero con los que son sinceros y te muestras astuto con los falsos.
28 - Porque tú salvas al pueblo oprimido y humillas los ojos altaneros;
29 - tú eres mi lámpara, Señor: Dios mío, tu iluminas mis tinieblas.
30 - Contigo puedo asaltar una muralla; con mi Dios, puedo escalar cualquier muralla.
31 - El camino de Dios es perfecto, la promesa del Señor es digna de confianza. El Señor es un escudo para los que se refugian en él,
32 - porque ¿quién es Dios fuera del Señor?,¿y quién es la Roca fuera de nuestro Dios?
33 - Él es el Dios que me ciñe de valor y hace intachable mi camino;
34 - el que me da la rapidez de un ciervo y me afianza en las alturas;
35 - el que adiestra mis manos para la guerra y mis brazos para tender el arco de bronce.
36 - Me entregaste tu escudo victorioso y tu mano derecha me sostuvo;me engrandeciste con tu triunfo,
37 - me hiciste dar largos pasos, y no se doblaron mis tobillos.
38 - Perseguí y alcancé a mis enemigos, no me volví hasta que fueron aniquilados;
39 - los derroté y no pudieron rehacerse, quedaron abatidos bajo mis pies.
40 - Tú me ceñiste de valor para la lucha, doblegaste ante mí a mis agresores;
41 - pusiste en fuga a mis enemigos, y yo exterminé a mis adversarios.
42 - Imploraron, pero nadie los salvó; gritaban al Señor, pero no les respondía.
43 - Los deshice como polvo barrido por el viento, los pisé como el barro de las calles.
44 - Tú me libraste de un ejército incontable y me pusiste al frente de naciones: pueblos extraños son mis vasallos.
45 - Gente extranjera me rinde pleitesía; apenas me oyen nombrar, me prestan obediencia.
46 - Los extranjeros palidecen ante mí y, temblando, abandonan sus refugios.
47 - ¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca! ¡Glorificado sea el Dios de mi salvación,
48 - el Dios que venga mis agravios y pone a los pueblos a mis pies!
49 - Tú me liberas de mis enemigos, me haces triunfar de mis agresores y me libras del hombre violento.
50 - Por eso te alabaré entre las naciones y cantaré, Señor, en honor de tu Nombre.
51 - Él concede grandes victorias a su rey y trata con fidelidad a su Ungido, a David y a su descendencia para siempre.