Salmos
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
CAPÍTULO 22
CAPÍTULO 23
CAPÍTULO 24
CAPÍTULO 25
CAPÍTULO 26
CAPÍTULO 27
CAPÍTULO 28
CAPÍTULO 29
CAPÍTULO 30
CAPÍTULO 31
CAPÍTULO 32
CAPÍTULO 33
CAPÍTULO 34
CAPÍTULO 35
CAPÍTULO 36
CAPÍTULO 37
CAPÍTULO 38
CAPÍTULO 39
CAPÍTULO 40
CAPÍTULO 41
CAPÍTULO 42
CAPÍTULO 43
CAPÍTULO 44
CAPÍTULO 45
CAPÍTULO 46
CAPÍTULO 47
CAPÍTULO 48
CAPÍTULO 49
CAPÍTULO 50
CAPÍTULO 51
CAPÍTULO 52
CAPÍTULO 53
CAPÍTULO 54
CAPÍTULO 55
CAPÍTULO 56
CAPÍTULO 57
CAPÍTULO 58
CAPÍTULO 59
CAPÍTULO 60
CAPÍTULO 61
CAPÍTULO 62
CAPÍTULO 63
CAPÍTULO 64
CAPÍTULO 65
CAPÍTULO 66
CAPÍTULO 67
CAPÍTULO 68
CAPÍTULO 69
CAPÍTULO 70
CAPÍTULO 71
CAPÍTULO 72
CAPÍTULO 73
CAPÍTULO 74
CAPÍTULO 75
CAPÍTULO 76
CAPÍTULO 77
CAPÍTULO 78
CAPÍTULO 79
CAPÍTULO 80
CAPÍTULO 81
CAPÍTULO 82
CAPÍTULO 83
CAPÍTULO 84
CAPÍTULO 85
CAPÍTULO 86
CAPÍTULO 87
CAPÍTULO 88
CAPÍTULO 89
CAPÍTULO 90
CAPÍTULO 91
CAPÍTULO 92
CAPÍTULO 93
CAPÍTULO 94
CAPÍTULO 95
CAPÍTULO 96
CAPÍTULO 97
CAPÍTULO 98
CAPÍTULO 99
CAPÍTULO 100
CAPÍTULO 101
CAPÍTULO 102
CAPÍTULO 103
CAPÍTULO 104
CAPÍTULO 105
CAPÍTULO 106
CAPÍTULO 107
CAPÍTULO 108
CAPÍTULO 109
CAPÍTULO 110
CAPÍTULO 111
CAPÍTULO 112
CAPÍTULO 113
CAPÍTULO 114
CAPÍTULO 115
CAPÍTULO 116
CAPÍTULO 117
CAPÍTULO 118
CAPÍTULO 119
CAPÍTULO 120
CAPÍTULO 121
CAPÍTULO 122
CAPÍTULO 123
CAPÍTULO 124
CAPÍTULO 125
CAPÍTULO 126
CAPÍTULO 127
CAPÍTULO 128
CAPÍTULO 129
CAPÍTULO 130
CAPÍTULO 131
CAPÍTULO 132
CAPÍTULO 133
CAPÍTULO 134
CAPÍTULO 135
CAPÍTULO 136
CAPÍTULO 137
CAPÍTULO 138
CAPÍTULO 139
CAPÍTULO 140
CAPÍTULO 141
CAPÍTULO 142
CAPÍTULO 143
CAPÍTULO 144
CAPÍTULO 145
CAPÍTULO 146
CAPÍTULO 147
CAPÍTULO 148
CAPÍTULO 149
CAPÍTULO 150
Capítulo 102:
1 - = Oración del afligido que, en su angustia, derrama su llanto ante Yahveh. =
2 - Yahveh, escucha mi oración, llegue hasta ti mi grito;
3 - no ocultes lejos de mí tu rostro el día de mi angustia; tiende hacia mí tu oído, ˇel día en que te invoco, presto, respóndeme!
4 - Pues mis días en humo se disipan, mis huesos arden lo mismo que un brasero;
5 - trillado como el heno, mi corazón se seca, y me olvido de comer mi pan;
6 - ante la voz de mis sollozos, mi piel a mis huesos se ha pegado.
7 - Me parezco al búho del yermo, igual que la lechuza de las ruinas;
8 - insomne estoy y gimo cual solitario pájaro en tejado;
9 - me insultan todo el día mis enemigos, los que me alababan maldicen por mi nombre.
10 - El pan que como es la ceniza, mi bebida mezclo con mis lágrimas,
11 - ante tu cólera y tu enojo, pues tú me alzaste y después me has tirado:
12 - mis días son como la sombra que declina, y yo me seco como el heno.
13 - Mas tú, Yahveh, permaneces para siempre, y tu memoria de edad en edad.
14 - Tú te alzarás, compadecido de Sión, pues es ya tiempo de apiadarte de ella, ha llegado la hora;
15 - que están tus siervos encarińados de sus piedras y se compadecen de sus ruinas.
16 - Y temerán las naciones el nombre de Yahveh, y todos los reyes de la tierra tu gloria;
17 - cuando Yahveh reconstruya a Sión, y aparezca en su gloria,
18 - volverá su rostro a la oración del despojado, su oración no despreciará.
19 - Se escribirá esto para la edad futura, y en pueblo renovado alabará a Yahveh:
20 - que se ha inclinado Yahveh desde su altura santa, desde los cielos ha mirado a la tierra,
21 - para oír el suspiro del cautivo, para librar a los hijos de la muerte.
22 - Para pregonar en Sión el nombre de Yahveh, y su alabanza en Jerusalén,
23 - cuando a una se congreguen los pueblos, y los reinos para servir a Yahveh.
24 - El ha enervado mi fuerza en el camino, ha abreviado mis días.
25 - Digo: ˇDios mío, en la mitad de mis días no me lleves! ˇDe edad en edad duran tus ańos!
26 - Desde antiguo, fundaste tú la tierra, y los cielos son la obra de tus manos;
27 - ellos perecen, mas tú quedas, todos ellos como la ropa se desgastan, como un vestido los mudas tú, y se mudan.
28 - Pero tú siempre el mismo, no tienen fin tus ańos.
29 - Los hijos de tus siervos tendrán una morada, y su estirpe ante ti subsistirá.