Salmos
Regresar a la Sagrada BibliaThe Holy Bible in English

ir a:
CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7
CAPÍTULO 8
CAPÍTULO 9
CAPÍTULO 10
CAPÍTULO 11
CAPÍTULO 12
CAPÍTULO 13
CAPÍTULO 14
CAPÍTULO 15
CAPÍTULO 16
CAPÍTULO 17
CAPÍTULO 18
CAPÍTULO 19
CAPÍTULO 20
CAPÍTULO 21
CAPÍTULO 22
CAPÍTULO 23
CAPÍTULO 24
CAPÍTULO 25
CAPÍTULO 26
CAPÍTULO 27
CAPÍTULO 28
CAPÍTULO 29
CAPÍTULO 30
CAPÍTULO 31
CAPÍTULO 32
CAPÍTULO 33
CAPÍTULO 34
CAPÍTULO 35
CAPÍTULO 36
CAPÍTULO 37
CAPÍTULO 38
CAPÍTULO 39
CAPÍTULO 40
CAPÍTULO 41
CAPÍTULO 42
CAPÍTULO 43
CAPÍTULO 44
CAPÍTULO 45
CAPÍTULO 46
CAPÍTULO 47
CAPÍTULO 48
CAPÍTULO 49
CAPÍTULO 50
CAPÍTULO 51
CAPÍTULO 52
CAPÍTULO 53
CAPÍTULO 54
CAPÍTULO 55
CAPÍTULO 56
CAPÍTULO 57
CAPÍTULO 58
CAPÍTULO 59
CAPÍTULO 60
CAPÍTULO 61
CAPÍTULO 62
CAPÍTULO 63
CAPÍTULO 64
CAPÍTULO 65
CAPÍTULO 66
CAPÍTULO 67
CAPÍTULO 68
CAPÍTULO 69
CAPÍTULO 70
CAPÍTULO 71
CAPÍTULO 72
CAPÍTULO 73
CAPÍTULO 74
CAPÍTULO 75
CAPÍTULO 76
CAPÍTULO 77
CAPÍTULO 78
CAPÍTULO 79
CAPÍTULO 80
CAPÍTULO 81
CAPÍTULO 82
CAPÍTULO 83
CAPÍTULO 84
CAPÍTULO 85
CAPÍTULO 86
CAPÍTULO 87
CAPÍTULO 88
CAPÍTULO 89
CAPÍTULO 90
CAPÍTULO 91
CAPÍTULO 92
CAPÍTULO 93
CAPÍTULO 94
CAPÍTULO 95
CAPÍTULO 96
CAPÍTULO 97
CAPÍTULO 98
CAPÍTULO 99
CAPÍTULO 100
CAPÍTULO 101
CAPÍTULO 102
CAPÍTULO 103
CAPÍTULO 104
CAPÍTULO 105
CAPÍTULO 106
CAPÍTULO 107
CAPÍTULO 108
CAPÍTULO 109
CAPÍTULO 110
CAPÍTULO 111
CAPÍTULO 112
CAPÍTULO 113
CAPÍTULO 114
CAPÍTULO 115
CAPÍTULO 116
CAPÍTULO 117
CAPÍTULO 118
CAPÍTULO 119
CAPÍTULO 120
CAPÍTULO 121
CAPÍTULO 122
CAPÍTULO 123
CAPÍTULO 124
CAPÍTULO 125
CAPÍTULO 126
CAPÍTULO 127
CAPÍTULO 128
CAPÍTULO 129
CAPÍTULO 130
CAPÍTULO 131
CAPÍTULO 132
CAPÍTULO 133
CAPÍTULO 134
CAPÍTULO 135
CAPÍTULO 136
CAPÍTULO 137
CAPÍTULO 138
CAPÍTULO 139
CAPÍTULO 140
CAPÍTULO 141
CAPÍTULO 142
CAPÍTULO 143
CAPÍTULO 144
CAPÍTULO 145
CAPÍTULO 146
CAPÍTULO 147
CAPÍTULO 148
CAPÍTULO 149
CAPÍTULO 150
Capítulo 31:
1 - Del maestro de coro. Salmo de David.
2 - Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca me vea defraudado!Líbrame, por tu justicia;
3 - inclina tu oído hacia mí y ven pronto a socorrerme.Sé para mí una roca protectora, un baluarte donde me encuentre a salvo,
4 - porque tú eres mi Roca y mi baluarte:por tu Nombre, guíame y condúceme.
5 - Sácame de la red que me han tendido, porque tú eres mi refugio.
6 - Yo pongo mi vida en tus manos: tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.
7 - Yo detesto a los que veneran ídolos vanos y confío en el Señor.
8 - ¡Tu amor será mi gozo y mi alegría! Cuando tú viste mi aflicción y supiste que mi vida peligraba,
9 - no me entregaste al poder del enemigo, me pusiste en un lugar espacioso.
10 - Ten piedad de mí, Señor, porque estoy angustiado: mis ojos, mi garganta y mis entrañas están extenuados de dolor.
11 - Mi vida se consume de tristeza,mis años, entre gemidos; mis fuerzas decaen por la afliccióny mis huesos están extenuados.
12 - Soy la burla de todos mis enemigosy la irrisión de mis propios vecinos; para mis amigos soy motivo de espanto, los que me ven por la calle huyen de mí.
13 - Como un muerto, he caído en el olvido,me he convertido en una cosa inútil.
14 - Oigo los rumores de la gente y amenazas por todas partes, mientras se confabulan contra mí y traman quitarme la vida.
15 - Pero yo confío en ti, Señor, y te digo: "Tú eres mi Dios,
16 - mi destino está en tus manos". Líbrame del poder de mis enemigosy de aquellos que me persiguen.
17 - Que brille tu rostro sobre tu servidor, sálvame por tu misericordia;
18 - Señor, que no me avergüence de haberte invocado. Que se avergüencen los malvados y bajen mudos al Abismo;
19 - que enmudezcan los labios mentirosos, los que profieren insolencias contra el justocon soberbia y menosprecio.
20 - ¡Qué grande es tu bondad, Señor!Tú la reservas para tus fieles; y la brindas a los que se refugian en ti,en la presencia de todos.
21 - Tú los ocultas al amparo de tu rostrode las intrigas de los hombres; y los escondes en tu Tienda de campaña, lejos de las lenguas pendencieras.
22 - ¡Bendito sea el Señor!Él me mostró las maravillas de su amor en el momento del peligro.
23 - En mi turbación llegué a decir:"He sido arrojado de tu presencia".Pero tú escuchaste la voz de mi súplica, cuando yo te invocaba.
24 - Amen al Señor, todos sus fieles,porque él protege a los que son lealesy castiga con severidad a los soberbios.
25 - Sean fuertes y valerosos,todos los que esperan en el Señor.